Traducir los materiales de marketing a ruso: 5 cosas que deberías tener en cuenta

Traducir los materiales de marketing a rusoSi en tus planes está vender tus productos a Rusia, atraer más clientes procedentes de este país a tu establecimiento físico, tu tienda online o aplicación móvil, traducir los materiales de marketing a ruso es tu tarea primordial. Aunque el número de gente en Rusia que habla inglés u otro idioma extranjero es cada vez mayor sobre todo en las generaciones jóvenes, para la inmensa mayoría el ruso sigue siendo la única lengua que domina con seguridad.

A lo largo de mi carrera profesional he traducido una enorme variedad de materiales de marketing a ruso para clientes muy diversos y en cada uno de estos encargos tuve que prestar especial atención por lo menos a tres de los cinco aspectos, de los que te quiero hablar hoy. Espero que este artículo te sirva de guía la próxima vez que encargues la traducción de textos promocionales.

1.      Diferencias culturales en la traducción de los materiales de marketing a ruso

Entre las fronteras de Rusia y España hay miles de kilómetros, sus caminos históricos han sido muy diferentes y hasta las condiciones climáticas de ambos países representan extremos opuestos, todo ello hace que haya diferencias culturales importantes entre ellos que tendremos que salvar a la hora de traducir los materiales de marketing a ruso.

Para dar un ejemplo, un productor de aceitunas español ha preparado un texto publicitario para una revista de gastronomía en Rusia en el que aconseja combinar su producto con alimentos sencillos y habituales, como alcaparras y berberechos. Pero, ojo, ni unas ni otros son demasiado conocidos ni fáciles de encontrar en Rusia. Si tradujéramos el texto sin más, sonaría bastante irónico y resultaría extraño y alejado de la realidad del consumidor al que pretende acercarse el cliente. En este caso sugerí al cliente que sustituyéramos los productos en cuestión por algo que realmente se pudiera encontrar en cualquier supermercado ruso: anchoas, queso o tomate.

Veamos otro caso más: has preparado una promoción especial para la Semana Santa y quieres hacerla llegar a tu público ruso. Parece sencillo, pero ten en cuenta dos cosas. Primero, el calendario de las fiestas religiosas ortodoxas difiere del calendario católico por lo cual la Semana Santa en la tradición ortodoxa se celebra en otras fechas. Segundo, la Semana Santa en Rusia no coincide con vacaciones escolares ni días festivos para adultos por lo que no tiene tanta importancia para las empresas del sector turístico o de ocio como en España o en otros países europeos.

¿Qué puedes hacer para que tu apetitosa oferta de la Semana Santa a gane interés para tus clientes rusoparlantes? Varias soluciones son posibles: menciona las fechas concretas (¡Aprovecha la oferta en el periodo del 25 de marzo al 1 de abril!), elige un punto de referencia universal y comprensible para todo el mundo (¡Increíbles descuentos en la última semana de marzo!), opta por un eslogan más generalista especificando las fechas concretas en letra pequeña (¡Disfruta de grandes ventajas en primavera!) o… haz un paso más allá para acercarte a tu público ruso ofreciéndole una promoción adaptada a su realidad. Por ejemplo, puedes poner en marcha una promoción para el periodo de vacaciones escolares de primavera. En 2018 los alumnos de colegios rusos disfrutarán de ellas entre el 1 y el 8 de abril o entre el 8 y el 15 de abril dependiendo del calendario escolar aprobado por cada colegio.

2.      «Tú» y «usted» en ruso: diferencias de uso

En realidad, también tiene que ver con las diferencias culturales, pero como es una cuestión que surge siempre, he decidido dedicarle un párrafo aparte. Es cierto que tanto en español como en ruso existen dos formas de tratamiento que se diferencian por el grado de formalidad («tú» y «usted» en español de España y «ты» y «Вы» en ruso). Sin embargo, no son equivalencias exactas y deben traducirse con cuidado, nunca de forma «automática».

Se puede decir que el «tú» español tiene un uso mucho más amplio que su análogo ruso. En España es normal tutear a la persona que acabas de conocer en la mayoría de las situaciones sociales, a los compañeros de trabajo y a los profesores en todas las etapas de enseñanza. En ruso el tuteo se reserva para un círculo mucho más limitado: la familia, los amigos, los conocidos de la misma edad y los niños. El tratamiento formal se exige en muchos lugares de trabajo, en el sistema de la enseñanza hacia los profesores, hacia los desconocidos y hacia los mayores. Tenlo en cuenta, porque dependiendo del tipo de producto o servicio que ofrezcas y el público meta al que te dirijas, el «tú» copiado del castellano a ruso sin pensarlo mucho puede resultar demasiado familiar y provocar rechazo en vez de crear cercanía.

3.      Palabras inglesas en la traducción a ruso

Donde hablamos de los materiales de marketing, hablamos de la abundancia de las palabras «guays» inglesas. Sin entrar a discutir la legitimidad de su uso en los textos en español, ¿qué hacemos con ellas cuando trasladamos nuestro mensaje cool a ruso? El idioma ruso no es ninguna excepción entre otros tantos que están recibiendo ahora una avalancha de palabras de moda provenientes del inglés. Los préstamos más recientes en muchos casos conservan su grafía original (entre los ejemplos están lookbook y oversized), los que llevan usándose un tiempo eventualmente terminan adoptando la grafía cirílica (como casual que hoy en día en muchas revistas y blogs de moda se escribe como «кэжуал») y después de años de funcionamiento dentro de la lengua pueden perder el aire exótico por completo y ser percibidos como totalmente habituales (como «имидж» — image, «imagen»).

Lo que no te aconsejo en ningún caso es que insistas en que todas las palabras inglesas se trasladen tal y como están a la traducción. Tienes que tomar en consideración que en ruso se usa el alfabeto cirílico, cuya grafía es diferente de la latina. Leer un texto en ruso plagado de palabras escritas con letra latina es incómodo. Si las letras cirílicas te parecen «raras», a un ruso la letra latina también le llama la atención, por esa razón no deberías abusar de ella.

4.      La longitud del texto en ruso cambia

En algunos casos me piden que al traducir los materiales de marketing a ruso observe un límite de número de caracteres o que el texto meta no ocupe más espacio que el texto original. Normalmente sucede cuando el cliente ya tiene una maqueta de su material promocional que no permite variaciones en la longitud del texto, cuando el objetivo de la traducción es crear subtítulos para un vídeo o locutar el texto traducido haciéndolo coincidir en el tiempo con el texto original.

Es cierto que a menudo la traducción de castellano a ruso resulta más concisa en cuanto al número de palabras, sin embargo, el texto en sí puede quedar más largo ya que la longitud media de palabra en ruso en mayor (5,9 caracteres a comparación con 4,9 caracteres en español). Si mandas a traducir un texto con uno de los objetivos que he mencionado y estableces un límite de longitud, ten en cuenta que tiene sus consecuencias. Aunque el traductor haga su mejor esfuerzo para seguir esta pauta y a la vez no perder nada del contenido, al trasladar tus materiales de marketing a ruso algo se tendrá que sacrificar, algún matiz o algún dato secundario.

5.      La traducción de marcas comerciales y nombres propios

Las marcas comerciales no se traducen. Si aparecen en un texto que va a ser locutado, es conveniente transcribirlas (no transliterar) para que el locutor, que no necesariamente domina el idioma original, pueda pronunciarlas fácil y correctamente. Lo mismo se aplica a los nombres de empresas, hoteles, restaurantes, grupos musicales, canciones y un largo etcétera.

El caso de los nombres de personas es justo el contrario: se traducen siempre. Realmente no hay ningún motivo para dejarlos con grafía original, son palabras como cualquieras otras que deben ser comprensibles para el público meta.

En cuanto a las direcciones, todo depende del tipo de texto y el objetivo que se busca. Si el nombre de una calle aparece en un texto que habla de los encantos de un barrio de Sevilla, quedará mejor integrado si se transcribe a ruso. Sin embargo, si forma parte de la dirección completa de un restaurante o un bar al que queremos atraer nuevos clientes, será más útil dejarlo en español para facilitar su búsqueda.

En resumen

Aquí te dejo una pequeña lista de consejos para que sepas a qué prestar atención a la hora de traducir tus materiales de marketing a ruso:

  1. Si no conoces la cultura rusa en demasiada profundidad, confía en tu traductor que la conoce mucho mejor y te podrá aconsejar a la hora de adaptar tus materiales para que suenen de forma natural en ruso.
  2. Explica al traductor a qué público quieres llegar para que elija la forma de tratamiento adecuada.
  3. No insistas en que las palabras en inglés se conserven en inglés.
  4. Si el texto traducido va a ser locutado o convertido en subtítulos, ten en cuenta su longitud. Probablemente resulte más largo que el original.
  5. Deja en el idioma original los nombres de las marcas y los establecimientos, pero traduce los nombres de personas y de las calles si las últimas están integradas en el texto.

¿Se te ocurre algún punto importante que he pasado por alto? ¿Tienes experiencia que quieras compartir? Deja un comentario abajo, me encantará saber lo que piensas.

Y si quieres que traduzca tus materiales de marketing a ruso, no tienes más que decírmelo en un mensaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.